Por un Futuro Mejor; una Vivienda Digna y Accesible

El Plan de Viviendas Nuevas y Mejoradas 2016 anunciado por el INVUR, permite que por primera vez en nuestra historia familias de bajos ingresos alcancen el sueño de adquirir una vivienda digna, el plan establece un esquema para que familias con ingresos de 1 a 2 y de 3 a 4 salarios mínimos, puedan acceder a un crédito para la compra de su vivienda, con tratamientos diferenciados en términos de subsidios y tasas de interés (un salario mínimo es equivalente a 160 dólares mensuales).

Según el Plan las familias con ingreso de 1 a 2 salarios mínimos tienen posibilidad de comprar o construir una vivienda de 52 m2, con dos dormitorios, baño (con lavamanos, inodoro, ducha y enchapado de azulejos), cielo raso, pantry, pintura exterior e interior, un sueño para cualquiera con esos ingresos, por un costo de 10 mil dólares con un subsidio de 5 mil dólares, la mitad aportada por el Estado y el resto por las alcaldías, a 20 años de plazo y una tasa de interés de 6% anual, además puede pagar la prima con las prestaciones laborales acumuladas. Algo nunca visto en Nicaragua que sin duda merece el reconocimiento y los aplausos de todos los y las nicaragüenses.

Y aunque no le restamos a los grandes méritos que tiene el Plan y el esfuerzo que contiene en favor de los que menos tienen, nos preocupan al menos 3 elementos;

  1. Desde Sandino los sandinistas nos hemos caracterizado por considerar que uno de los mecanismos que facilita la toma de conciencia social y política de la población es la organización. Desde entonces las cooperativas las hemos considerado como una de las formas organizativas relevantes, por su naturaleza solidaria y aglutinadora de esfuerzos hacia objetivos de bien común.
  2. Los protagonistas que se beneficiarían de la política deben recurrir a una institución financiera, es decir; deben ser sujetos de crédito. En Nicaragua ser sujeto de crédito implica que el solicitante debe contar con colilla del INSS y si es auto empleado su respectiva declaración de ingresos, en otras palabras; se debe laborar en o ser propietario de una empresa “formal”. Según el estudio de FUNIDES (2016) “Informalidad en Nicaragua: causa e implicaciones” 8 de cada diez empresas están en la “informalidad”.  El autoempleo ronda el 30% mientras que el subempleo supera el 50% de los asalariados. En el área rural también la inmensa mayoría de los nicaragüenses no son sujetos de crédito. En las cooperativas un segmento de los asociados se encuentra en esta situación.

Por ello nos resulta difícil de entender por qué el plan de viviendas nuevas y mejoradas 2016 anunciado por el INVUR, deja por fuera a las cooperativas de viviendas, que en el país las hay en tres modalidades; (1) De propiedad colectiva y ayuda mutua, (2) De lotes dispersos y (3) De mejoramiento de vivienda. El modelo de implementación en los hechos se ha enfocado en lo individual.

  1. Además, el plan pareciera sugerir que el único productor de vivienda son las urbanizadoras, mientras, nuestras ciudades se han construido principalmente por la capacidad de las familias de producir viviendas. La relevancia dada en el Plan a las urbanizadoras tiene efectos altamente negativos para los compradores, las urbanizadoras por su naturaleza incrementan los costos ya que su fin es la obtención de ganancias, por los costos de publicidad, los costos de inmovilización del capital debido al tiempo que existe entre que la casa se construye y es ocupada, y se comience a amortizar, además está por verse si las urbanizadoras son capaces de construir con las especificaciones establecidas por el INVUR a 10 mil dólares como lo indica el plan, algo que las cooperativas ya realizaron.

Las cooperativas de ayuda mutua por ser autogestionarias no tienen costos de gerencia, por ser al mismo tiempo propietarios de la empresa y usuarios de las viviendas no requieren ganancias, ni gastos de publicidad y por construirse con ayuda mutua de los cooperativistas se disminuyen los costos de salarios de la obra, además este ahorro constituye parte de la contribución de las familias a la cooperativa, se contabiliza y se retribuye al socio si este se retira de la cooperativa, con lo que constituye una fuente de nueva riqueza creada e ingresos para las familias, también se elimina cualquier posibilidad de vicios ocultos, con las urbanizadoras han sido notorios los problemas de este tipo.

Por mucho que se analice no hay forma de concluir que para las familias de este nivel de ingresos, un modelo basado en las instituciones financieras privadas y las urbanizadoras, resulte la mejor opción, en especial si se considera que hasta hoy no han dado muestras de interés por desarrollar por su propia cuenta productos al que dichas familias puedan acceder.

La política no incluye a las cooperativas, a trabajadores y propietarios de negocios urbanos y rurales “informales” el esquema mediante el cual se implementa lo reafirma. Desafortunadamente esa y otras preguntas no ha sido posible evacuarlas dado que por diversos medios se ha intentado dialogar con las autoridades del INVUR, encontrándonos con puertas cerradas y teléfonos que no contestan. ¿Las cooperativas han dejado de ser relevantes para el país? ¿El individualismo es ahora el mecanismo para transformar nuestra sociedad?

Por lo pronto las cooperativas tienen 400 socios ya con terrenos propios y en casos, con algunos avances en cuanto a urbanización, están listas para construir, solo a la espera del apoyo de nuestro gobierno revolucionario, para continuar construyendo una sociedad más justas y equitativa, tal y como la soñó Sandino y los héroes y mártires que hicieron posible la democracia en la que vivimos hoy.

Concejo Nacional

Movimiento Comunal Nicaragüense

Managua, 17 de Agosto 2016

Deja tus comentarios

0
terminos y condiciones.

Gente en la conversación

  • Invitado (Johana zapata)

    Yo trabajo por cuenta propia tengo un taxi...Teno más d 7 años d tenerlo, yo puedo aplicar a un crédito para tener una vivienda

    de Managua, Nicaragua

facebook