PROGRAMA DE VIVIENDA

El déficit de vivienda en nuestro país está estimado en más de 900,000 (novecientas mil vivienda), entre nuevas vivienda y reposición o reparación de las viviendas existentes. Se estima que en nuestro país existen 1,049,880 familias. Según su nivel de ingreso per capita promedio mensual, solamente el 15% de ellas tienen las condiciones para comprar una vivienda; el 10% tienen que recibir préstamos o subsidios y el 75% de las familias nicaragüenses no pueden adquirir una vivienda.

 

Dada esta realidad, nuestra organización, en alianza con la Red de Vivienda y CEPRODEL, encabezamos la lucha para dotar a nuestro país de una Ley de Vivienda que creara las condiciones políticas, jurídicas y económicas para contribuir a enfrentar el déficit de vivienda antes mencionado. Dicha Ley fue aprobada el 11 de Marzo del 2009 (LEY No. 677 LEY ESPECIAL PARA EL FOMENTO DE LA CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDA Y DE ACCESO A LA VIVIENDA DE INTERÉS SOCIAL) En la aprobación de la misma debemos reconocer la voluntad política del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, quien compareció ante la comisión de infraestructura de la Asamblea Nacional para promover la aprobación de la Ley, y la del Instituto Nicaragüense para la Vivienda Urbana y Rural (INVUR).

 

Para lograr la aprobación de la Ley, nuestra organización abrió un amplio proceso de consulta con nuestra base en la que participaron más de 2000 líderes y liderezas, debatiendo, aportando y proponiendo modificaciones al anteproyecto de Ley. Este mismo contingente se dispuso para la recolección de más de 41,000 firmas notariadas que respaldaran la introducción del anteproyecto de Ley en la Asamblea Nacional, superando así los requisitos establecidos para presentar iniciativas de Ley por parte de los ciudadanos y ciudadanas en más de 35,000 firmas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estas firmas, fueron entregadas a la Asamblea Nacional, a través de su secretaría, el 12 de Junio del 2009 en una movilización que contó con la participación de 5000 pobladores y pobladoras de todo el país.

 

Aprobada la Ley, trabajamos ahora por la organización de un nuevo interlocutor en la producción social de vivienda, las asociaciones, grupos o cooperativas de vivienda por ayuda mutua; a través de un amplio proceso de información y apropiación a los pobladores y pobladoras de la Ley 677, para asegurar que la misma sea un instrumento de lucha de los sectores populares para optar a su derecho humano a gozar y disfrutar de una vivienda digna.

 

 

En la actualidad están organizados 60 grupos comunitarios en los que se aglutinan a aproximadamente 4000 demandantes de vivienda en proceso de organización y legalización como cooperativas de vivienda por ayuda mutua.

Este Movimiento, realizó en saludo al día internacional del Hábitat, el 03 de Octubre del 2009, el I Congreso Comunitario por la Vivienda Popular con la participación de 3000 delegados y delegadas de todo el país. En dicho Congreso se aprobó la resolución que orienta el trabajo del Movimiento Comunal Nicaragüense alrededor de las cooperativas, grupos y asociaciones y su Plan de Lucha para los próximos años (Ver Plan de Lucha).

 

 

Es importante destacar que la naturaleza y convocatoria de este Congreso, expresa la amplia participación democrática de los delegados y delegadas en la toma de decisiones, espíritu con el que se promueve el tema en las diferentes comunidades y municipios del país en los que funcionan ordinariamente Foros Municipales por una vivienda digna, integrados pro más de 2000 líderes y liderezas comentarios.

 

 

De manera especial, se debe indicar que a fines del 2007, en acuerdo con el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional, lanzamos el programa “Una Casa Mejor”, en el municipio de Managua. Dicho programa dispuso de un fondo revolvente de 2 ½ millones de dólares para ser entregados en bonos de materiales de US $ 700.00, US $ 1,000.00 y US $ 1,500.00 para el mejoramiento de viviendas a 3000 familias.

 

Dichos bonos, tienen un interés del 4% anual, con 6 meses de gracias y cuentan además con la asesoría de un grupo de arquitectos e ingenieros del programa que brindan asesoría técnica a las familias beneficiadas. Reconocemos en este esfuerzo, la contribución que CEPRODEL, el Centro Cooperativo Sueco y Hábitat para la Humanidad nos ha brindado para iniciar la creación de un contingente de albañiles solidarios que acompañan a las familias más pobres en las labores de mejoramiento de sus viviendas.

 

Nuestra organización asume para su labor, el precepto que la Vivienda en un Derecho Humano que debemos gozar y disfrutar todos los ciudadanos y ciudadanas y no una mercancía al alcance de los más poderosos. En esa lógica, entendemos que no basta con construir viviendas con calidad y bajo costo, si no que aspiramos a construir comunidades en las que imperen relaciones humanas y familiares basadas en principios y valores consagrados en nuestros estatutos y que nos han sido negados por el sistema, tales como la solidaridad y la unidad vecinal, la autogestión, la transparencia, la democracia en la toma de decisiones, la seguridad ciudadana, el cuido y protección del medio ambiente y la lucha contra el maltrato por causas de género y generacional, de manera que avancemos en proporcionar a las nuevas generaciones condiciones de vida dignas en lo que los perverso no sea una virtud.

 

Click en el Icono para descargar plan de lucha

Deja tus comentarios

0
terminos y condiciones.

Gente en la conversación

  • Invitado (Maria del Carmen Castellon)

    Buenas tardes...
    Formo parte del 75% de la población nicaragüense que no puede adquirir una vivienda digna,
    soy de la ciudad de Matagalpa y me gustaria saber si la ayuda es a nivel nacional o solo para algunos sectores del país?

    de Matagalpa, Nicaragua

facebook